El cuidado empieza desde el vientre materno
Obesidad, mala alimentación y sedentarismo son las principales causas de patologías
cardiovasculares

El corazón como órgano principal del cuerpo es el motor que impulsa la vida, desde el
vientre de la madre los primeros latidos representan ilusión, esperanza, pero también
es un tema al que cada vez se le presta mayor atención en cada consulta médica.
La estructura del corazón no sólo es compleja, sino que su proceso es largo, inicia cerca
de la tercera semana de vida intrauterina y completa su formación posterior al
nacimiento del bebé, por lo que el desarrollo de alguna malformación podría darse en
este tiempo; de allí la importancia de que la madre, durante la etapa del embarazo,
consuma suplementos como ácido fólico, hierro, omega 3, calcio y vitamina D, que
permiten el buen desarrollo del embrión a lo largo de la gestación.
Cuando se habla de cardiopatías congénitas se refiere a una o varias alteraciones
estructurales del corazón que existen desde el nacimiento, un defecto o malformación
cuyos tratamientos, gracias a los constantes avances de los conocimientos
embriológicos, fisiológicos y patológicos, han evolucionado considerablemente; los
ginecólogos son los primeros en captar, mediante ultrasonido prenatal, alguna
anormalidad y las refieren a cardiología fetal para descartar o confirmar la misma.

La pediatra Elizabeth Alpirez Monge, especialista en cardiología infantil de Salud 360,
explica que entre los padecimientos más comunes por los que un niño ameritaría una
consulta cardiológica se encuentran ruidos anormales, desmayos, síncopes o mareos,
palpitaciones o dolor torácico; aunado a esto, señala la importancia del control que
debe realizarse a niños con características genéticas especiales, “todo niño con algún
síndrome como la trisomía 21 debería hacerse un ecocardiograma por la alta incidencia
de cardiopatías congénitas a ésta población”.
Muchos estudios han revelado la importancia del cuidado del corazón desde temprana
edad, es por ello que la especialista señala que “es importante que los padres presten
especial cuidado a los lactantes que se ponen cianóticos o moraditos, con falla para
ganar peso, cansancio y sudoraciones con la alimentación; respiración superficial y
rápida e infecciones pulmonares a repetición porque, a veces, lo anterior enmascara
una cardiopatía” aseguró.

Publicidad

La complejidad del corazón también implica que, en ocasiones, los infantes no
presenten síntomas importantes en una etapa temprana, por lo que su detección se
hace difícil; un ejemplo de ello son los defectos del tabique auricular por mecanismos
fisiológicos del corazón y las presiones pulmonares que son distintas en edad
temprana; Alpirez detalla que “otras malformaciones cardiacas, en niñez tardía o
adultez se manifiestan por hipertensión arterial como la coartación de aorta”.
Pero por más que complicado que parezca no todas las patologías requieren una
intervención quirúrgica. De hecho, algunas cardiopatías pueden ser tratadas por medio
de un cateterismo, e incluso existen casos en que la anomalía es tan pequeña que, a
manera de defensa, el organismo trabaja y se cierra espontáneamente.
Existen la otra cara de la moneda, defectos muy complejos con malformaciones muy
severas que no son operables; casos como estos requieren del estudio de diversos
especialistas, un equipo de cardiología y cirugía cardiovascular para determinar las
mejores opciones para el paciente.
Existen factores de la vida cotidiana que pueden afectar negativamente el corazón de
los más pequeños y más aún de los adultos como el sobrepeso y obesidad, la
inactividad física o sedentarismo, uso de aparatos electrónicos, además de
alimentación chatarra, comidas procesadas, gaseosas o jugos altamente azucarados.
Existen casos de enfermedad cardíaca adquirida, referidos a aquellos donde la madre
ha tenido malos patrones alimenticios, “eso influye en su microbiota intestinal, la cual
se ha visto que, si se altera, va a afectar al niño desde que nace y eso puede contribuir
a que desarrolle también una alteración de esa flora intestinal, la cual repercute en
múltiples procesos metabólicos e inmunológicos. Tiene que ver con la obesidad que
puede llevar a un síndrome metabólico y todo eso repercute más adelante en
cardiopatía en etapas de adolescencia y adultez temprana”.

Publicidad

Alimentación es clave
En Costa Rica, un 30% de la población en edad escolar padece de sobrepeso u
obesidad, una de las principales causas de los casos de cardiopatía adquirida como la
isquémica por ateroesclerosis, etc.
Existen alimentos que nos pueden ayudar a proteger el corazón, entre ellos los ricos en
omega 3, verduras, frutas, legumbres y cereales integrales. Es importante que los
padres aprendan a establecer un menú saludable que les permita una alta calidad de
vida cardiovascular.
La Dra. Alpirez enumera una serie de recomendaciones a tomar en cuenta para
proteger el corazón de los más pequeños:
• Realizar cinco comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena)
con cantidades razonables de alimento, sin repetir platos y sin comer entre horas.
• Aumentar el consumo de frutas (por ejemplo, en el recreo o la merienda y
sustituyendo los postres lácteos) y el de verduras (variar los tipos de verdura y las
formas de cocinarlas las hace más atractivas).
• Limitar el uso de golosinas y aperitivos, como papas fritas o bollería industrial.
• Beber agua en vez de bebidas gaseosas o zumos empaquetados.
• Comer en familia y conocer cuál es el menú del colegio (facilita el conocimiento de lo
que comen los niños y sus cantidades).
• No utilizar nunca la comida como recompensa o castigo.
Es importante hacer conciencia de las implicaciones que tiene el cuidado del corazón,
especialmente el de los más pequeños de la casa, entender que la salud se traduce en
una buena calidad de vida, así como vivir más y mejor.

Visita nuestra Sección de Medicina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido