• El nuevo cuarto frío le permitirá al Laboratorio Clínico almacenar reactivos y materiales de gran cuantía, salvaguardando su conservación, lo cual es de suma importancia para dar un servicio de calidad a pacientes de múltiples patologías, incluyendo soporte para la emergencia del COVID-19.
  • La empresa Dicoma Corporación donó la construcción del cuarto frío, mientras que el Gobierno alemán mediante la Cooperación alemana para el desarrollo GIZ donó equipo frigorífico de alta eficiencia energética y que opera con refrigerantes verdes.
  • La donación es resultado de un extenso proceso de cooperación entre Alemania y Costa Rica para introducir tecnología de refrigeración sostenible en la región centroamericana.

El Laboratorio Clínico del Hospital Nacional de Niños (HNN) recibió este lunes la donación conjunta por parte del Gobierno alemán y la empresa Dicoma Corporación S.A. de un cuarto frío con equipo frigorífico amigable con el medio ambiente. Gracias a este nuevo espacio, el HNN podrá extender su capacidad operativa para lidiar con los retos que enfrenta ante la pandemia de COVID-19.

El Laboratorio Clínico cuenta con una gran cantidad de reactivos que necesitan conservarse a temperaturas entre los 2 y 8 °C. Estos tienen un alto valor económico, por lo que es importante asegurar su resguardo, tanto en lo que se refiere a temperaturas de almacenamiento como al acceso restringido con el fin de evitar extravíos o hurtos”, mencionó la doctora Cendry Alfaro, directora a.i. del Laboratorio Clínico.

De acuerdo con la doctora Alfaro, el nuevo cuarto frío permitirá almacenar gran cantidad de materiales y reactivos, para hacer un mejor aprovechamiento del espacio operativo y optimizar los procesos de inventario, pues permite el almacenamiento en un único espacio.

Agradecemos la generosidad de esta alianza entre autoridades de gobierno, empresa privada y autoridades diplomáticas del gobierno de Alemania, su coordinación y trabajo con el Laboratorio Clínico y el área de Gestión de Ingeniería y Mantenimiento de nuestro hospital, que ha permitido el logro de tener ya este cuarto frío de última tecnología”, acotó la doctora Olga Arguedas, directora general del centro pediátrico.

Por su parte, la Embajadora de Alemania en Costa Rica, Martina Nibbeling-Wriessnig, recordó que “Alemania ha apoyado a Costa Rica de diversas maneras durante la pandemia: con la donación de 1,5 millones de jeringas en apoyo a la campaña de vacunación en diciembre pasado, la capacitación de personal por virólogos expertos, 100.000 pruebas PCR y otras donaciones al Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud-INCIENSA y al proyecto de respiradores de la Universidad de Costa Rica en 2020” y celebró que esta cooperación continúe en 2022, “gracias en gran medida al excelente trabajo de la GIZ.”

Publicidad

Para el MINAE este proyecto piloto es muy importante porque demuestra que es posible sustituir refrigerantes artificiales y que afectan la capa de ozono por otros naturales, además con una mayor eficiencia energética lo que representa importantes ahorros para quienes los instalen. Con esto cumplimos también con nuestros compromisos internacionales, por lo cual agradecemos profundamente al gobierno alemán y a la GIZ”, expresó Rolando Castro, viceministro de Energía en su discurso.

Además, agregó “Estamos trabajando en un proyecto para analizar la viabilidad de hacer un distrito frío que centralice las necesidades de enfriamiento del Hospital San Juan de Dios y de Hospital Nacional de Niños, con grandes beneficios en eficiencia energética y en sustitución de refrigerantes agotadores de la capa de ozono”.

Equipo de refrigeración verde

Además de su gran utilidad para el trabajo del laboratorio, el nuevo cuarto frío tiene en cuenta aspectos medioambientales, por lo que se espera sea un modelo a seguir en un futuro. Los equipos frigoríficos marca Intarcon donados por el Gobierno alemán mediante la Cooperación alemana para el desarrollo GIZ destacan por su alta eficiencia energética y operan con el refrigerante R-290, que es inocuo para la capa de ozono y de ultra bajo potencial de calentamiento global.

“Nos complace muchísimo haber sido parte de esta iniciativa de GIZ. Aportamos un granito de arena al Hospital Nacional de Niños, con nuestra donación de la construcción y puesta en marcha de un cuarto de almacenamiento refrigerado para el laboratorio. Este cuenta con un sistema de muy alta eficiencia y opera con refrigerante natural R-290, que contribuye al medio ambiente”, comentó Luis Diego Solano de DICOMA Corporación.

Según el director del Clúster Regional de Clima y Biodiversidad de la GIZ, Andreas Villar, esta es la primera vez que se trae este equipo de alta eficiencia energética al país y a Centroamérica.

“Esperamos que esta donación sea un primer e importante paso para la introducción de esta novedosa tecnología a Costa Rica y a la región. Desde la GIZ, continuaremos trabajando en mejorar el desempeño ambiental del sector de refrigeración y aires acondicionados en el futuro con otros proyectos similares. De esta forma lograremos establecer una consciencia, un pensamiento ‘verde’ en relación con el sector refrigerante y de acción en todo el país”, agregó Villar.

La donación se enmarca en un extenso proceso de cooperación entre la GIZ y la Dirección de Gestión de la Calidad Ambiental del MINAE, enfocado en promover la transición hacia tecnologías de refrigeración y aire acondicionados amigables con el clima, con la capa de ozono y bajas en emisiones de gases de efecto invernadero. En este contexto, se han donado una serie de equipos verdes al sector privado y se han fortalecido las capacidades técnicas necesarias para su uso en instituciones de formación y educación del país.

Visita nuestra Sección de Nacionales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido