14 proyectos de vivienda social en ejecución darán techo propio a 1.166 familias

  • Inversión en estos proyectos asciende a ¢30.800 millones y abarcan las siete provincias del país.

 

  • Desde que se reactivó la Junta Directiva del BANHVI, a finales de setiembre, se han aprobado cinco proyectos habitacionales, que estaban atascados, entre ellos Condominio Cristal, un proyecto de torres de apartamentos para la comunidad de San Nicolás de Cartago, así como viviendas para los residentes en las islas Chira y Venado de Puntarenas.

El Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI) ha aprobado el financiamiento y mantiene en ejecución 14 proyectos de vivienda, entre los que figuran condominios verticales, urbanizaciones horizontales y casas en terrenos individuales para residentes en las islas del Golfo de Nicoya y poblaciones indígenas, todas en beneficio de poblaciones que viven en situación de extrema necesidad.

Estos proyectos, cuya inversión total es de ¢30.800 millones, se extienden por las siete provincias del país y se financian con recursos provenientes del Fondo de Asignaciones Familiares (FODESAF). Son producto del trabajo colaborativo del BANHVI, el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH) y las entidades autorizadas del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV). Con estos fondos se están construyendo, actualmente, casas para 1.166 familias.

Desde que se reactivó la Junta Directiva del BANHVI, a finales de setiembre, se ha aprobado el financiamiento para cinco proyectos habitacionales, ellos son Condominio Cristal, un proyecto de torres de 168 apartamentos para la comunidad de San Nicolás de Cartago, el proyecto Ecopotrerillos en San Rafael de Heredia para 52 familias, así como un proyecto conjunto para las islas Chira y Venado del Golfo de Nicoya, dos proyectos en territorios indígenas y más de 70 casos en terrenos individuales para familias en extrema necesidad, de todo el país.

Condominios verticales

Los proyectos que se ejecutan en el presente año incluyen varias modalidades de construcción, como lo son condominios verticales, que conllevan un mejor aprovechamiento del terreno y los servicios. Entre ellos están Vistas de Guadalupe en Goicoechea para 144 familias el cual lleva un avance del 99% y Condominio Cristal en Cartago, aprobado el pasado 2 de octubre, para 168 familias.

La Ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos Angela Mata explicó que desde el punto de vista de innovación, este tipo de proyectos de torres en condominio reúnen varias características especiales, entre ellas que están muy bien localizados, en zonas con acceso a servicios, como salud, educación, comercio y recreación, así como cercanía de las vías principales de las ciudades, lo que facilita que las familias se vinculen a redes de empleo y que no experimenten desarraigo. Además, su diseño permite colocar a varias familias por torre, lo que significa un mejor aprovechamiento de la tierra y en edificios con buenos acabados desde el punto de vista constructivo.

Diferentes grados de avance

Dagoberto Hidalgo, Gerente General del BANHVI, explicó que las obras se irán concluyendo conforme se avance en la obtención de permisos, los procesos de construcción, recepción de obras en municipalidades, así como la formalización de operaciones de Bono de Vivienda.

Detalló que estas 1.166 viviendas significan la construcción de unos 49.000 metros cuadrados, que a su vez generan unos 3.900 puestos de trabajo entre directos e indirectos. “La construcción de vivienda con Bono además de resolver un problema social, es generadora de empleo y de crecimiento y es parte esencial del fortalecimiento económico. Por cada vivienda construida se generan aproximadamente 3,4 puestos de trabajo,” acotó.

Viviendas indígenas adaptadas a sus tradiciones

A estos proyectos se deben sumar la construcción de 538 viviendas, aprobadas entre este año y finales del 2022, que se construyen actualmente en lotes individuales en 8 diferentes territorios indígenas; las comunidades, Bribri, Cabécar y Kéköldi de Talamanca; los territorios Chirripó, Tayní y Ujarrás, y los pueblos ngöbes Conte Burica y San Antonio de Osa.

Las viviendas para familias indígenas en su mayoría se construyen en madera en sus elementos estructurales y asentadas sobre pilotes. Son casas con espacios familiares y ambientes que responden a tradiciones ancestrales de esta población, que permiten a los indígenas costarricenses gozar de residencias frescas, libres del peligro de inundaciones y les abre la posibilidad de contar con espacios para la socialización.

Otros proyectos que están actualmente en diferentes fases de ejecución son urbanización Puerto Escondido (80 familias) en Grecia, Alajuela, con una inversión de ¢2.305,5 millones, Espaveles etapa II en Santa Cruz (53 familias) inversión de ¢1.606,8 millones; residencial Matapalo en Cabo Velas Santa Cruz (70 familias) inversión de ¢1.837,6 millones; residencial Veredas del Río (140 familias) en Liberia Centro con una inversión de ¢3.991 millones y complejo residencial Aurora de Luz en Belén de Carrillo (142 familias) con un financiamiento de ¢3.935,4 millones, residencial Amapolas en Parrita (37 familias) inversión ¢799,9 millones; proyecto Ámbar, también en Parrita (15 familias) con un financiamiento de ¢404,8 millones, Villa Verde en Esparza (70 familias) para una inversión de ¢1.694,7 millonesurbanización 28 millas en Batan de Matina (120 familias). También se desarrollan proyecto El Silencio en San Rafael de Guatuso (61 familias), con un financiamiento aprobado de ¢1.772 millones, entre otros.

Además de soluciones habitacionales, el Sector Vivienda también desarrolla obras por medio del Bono Comunal en 10 comunidades del país, entre ellas Los Chiles, Limón, Pérez Zeledón, Tibás, Upala y Puntarenas, entre otras.  Entre las obras que ejecutan están, el mejoramiento de redes de agua potable y alcantarillado, plantas de tratamiento de aguas residuales, sistemas de evacuación de aguas pluviales, obras viales, redes de distribución eléctrica y alumbrado público, recuperación de áreas públicas como parques, áreas para práctica de deportes, zonas verdes, así como la construcción de salones multiusos, y gimnasios.

Visita Nuestra Sección de Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido