Firma global Syngenta desarrolla innovador fungicida para el control preventivo de la roya

La firma global Syngenta, en un compromiso de  seguir fortaleciendo  la investigación y la transferencia de la tecnología en el sector cafetero, se enfoca en el desarrollo futuro de un innovador fungicida, «ELATUS® 45 WG», el cual estará diseñado para el control preventivo de la roya del café en Costa Rica.

 

Entre 2012 y 2015, Costa Rica, junto con otros países centroamericanos, se enfrentó a desafíos en la producción de café debido a la propagación de la roya, un hongo que afecta las hojas de los cafetales. Afectó cultivos en unos 60 cantones del país, especialmente en unas 60.000 hectáreas, de las cuales 15.000 tuvieron afectaciones muy severas.

 

El anuncio lo realizó en el marco de la celebración del Día Mundial del Café. Este producto, durará de al menos 45 días, protegerá integralmente las hojas y utilizará una formulación de alta calidad y un nuevo ingrediente seguro para el cultivo.

 

Syngenta, como empresa líder en el campo, colabora activamente con centros de investigación y gremios cafetaleros en el desarrollo de tecnologías para el control de enfermedades como la roya y la broca.

 

Aunque aún no está disponible, estará destinado a brindar una sólida protección a los productores en la lucha contra las plagas en los cultivos de café. Syngenta realiza la invitación a que los caficultores puedan estar  atentos para más detalles sobre su próximo lanzamiento.

 

Recientemente la actividad cafetalera aporta al Producto Interno Bruto (PIB) del país ¢71.930 millones, según el análisis del PIB cantonal que realizó el Banco Central de Costa Rica (BCCR).   A partir del 2021 las ventas totales por concepto de exportación aumentaron a una tasa del 10.8% anual de US $171 millones a US $1.320 millones.

Historia de éxito

 

El café costarricense se ha caracterizado por una baja acidez que deja notas aromáticas de frutos dulces, así como un sabor único y equilibrado con dejos de manzana y albaricoque  tiene una rica historia que abarca siglos y un impacto económico sustancial en el país. Syngenta trabaja incansablemente para garantizar el bienestar de los cultivos cafetaleros.

 

Costa Rica fue pionera en la próspera industria del café en Centroamérica. Cabe destacar que se acredita al Padre Félix Velarde como el primer cultivador en 1816, haciendo referencia a sus cafetos. La primera plantación de café se ubicó a 100 metros al norte de la Catedral Metropolitana. Una innovación significativa fue el proceso de molienda húmeda, particularmente la fermentación de la fruta, realzando el sabor del café. A medida que los grandes productores de café buscaban mejorar la calidad de las exportaciones, la molienda húmeda ganó legitimidad. A pesar de las crisis del siglo XIX, el café costarricense, gracias a su calidad, superó exitosamente los desafíos, asegurándose un nicho estable en el mercado internacional a lo largo del tiempo.

 

 

 

 

El café nos une, ya sea en casa, en la mesa o haciendo nuevos amigos; siempre es una excusa maravillosa para compartir. Así que, sí, el café es un cultivo especial y complejo, pero siempre enseñándonos, siempre aprendiendo. Me encanta el café, y por eso estoy aquí, sumergido en esta pasión que conecta corazones y conocimientos» Mariano Vargas, Ingeniero agrónomo de profesión del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

 

Mariano es la cuarta generación de una familia productora de café en el valle central de Costa Rica. A lo largo de su carrera profesional, ha dedicado la mayor parte de sus años a trabajar en La Hilda, una finca que es referente e icónica en Centroamérica, siendo la segunda finca más grande del país y en posesión de su familia durante los últimos veinticinco años. En la actualidad, desempeña el papel de director de producción de grupos vinculados y, además, ejerce como profesor en una universidad ubicada en Costa Rica.

 

En conmemoración del Día Internacional del Café, Mariano comparte un mensaje clave que resuena y es la importancia de cultivar un aprecio genuino por el café para atraer a las nuevas generaciones a la producción cafetalera. Es esencial no solo producir, sino también aprender las complejidades del tostado y comprender el valor en cada etapa del proceso en la finca. Anima a que los pequeños productores desempeñen un papel crucial al unirse a través de cooperativas y asociaciones para enseñar a tomar café. Este cambio no solo protegerá la rentabilidad en los países productores, sino que también elevará la valorización de nuestra industria. Reconocer la necesidad de cambiar esta dinámica se vuelve fundamental para construir un futuro próspero y sostenible en la industria del café.

 

 

El café de Costa Rica no solo es una delicia para los amantes del café en todo el mundo, sino también un motor económico esencial y un tesoro nacional. Su historia es un testimonio de la pasión y el esfuerzo de quienes lo cultivan, y su futuro sigue siendo brillante en la industria cafetalera global. En Syngenta, continuaremos invirtiendo en recursos adicionales para contribuir al cultivo del café, impulsando la innovación y la sostenibilidad que respaldan a los caficultores costarricenses en la preservación de este valioso recurso.

Visitanos en Nuestra Sección de Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido