Nuevas tendencias de trabajo contribuyen con la reducción de la huella ambiental, menores emisiones de CO₂ por desplazamientos al
sitio de trabajo y un mejor aprovechamiento de la energía, son dos de las potenciales
ventajas ambientales de las nuevas tendencias laborales.
Para Federico Reyna, Business Manager de WeWork Costa Rica, el trabajo híbrido, por
ejemplo, va más allá de la reducción de las emisiones de carbono por un menor uso del
vehículo para llegar al punto de trabajo, ya que también contribuye a la optimización de
recursos que implicaría para una empresa construir, rentar o mantener su propio edificio.
De la dependencia del automóvil a la movilidad activa
De acuerdo con el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI), en Costa
Rica, el transporte es responsable de un 42% de las emisiones, por lo que se coloca a nivel
local como el rubro que más contribuye al calentamiento global.
Este dato coincide con el promedio mundial, pues, de acuerdo con los indicadores del
sitio global Statista, el sector del transporte mundial es uno de los principales
contaminantes y en 2021 produjo más de siete mil millones de toneladas métricas de
dióxido de carbono (GtCO2). Las personas usuarias de vehículo propio fueron la mayor
fuente de gases de efecto invernadero ese año, representando aproximadamente el 39%
de las emisiones del transporte mundial.

Por otra parte, entre los países analizados por la “Encuesta Mundial de Consumidores de
Statista”, más de la mitad de las personas encuestadas afirmó utilizar el automóvil para
desplazarse al trabajo.
De acuerdo con Federico Reyna, una de las soluciones más efectivas para reducir el
volumen de vehículos y emisiones generadas por los automovilistas es justamente
ofrecerles opciones a las personas para que vayan a sus trabajos sin necesidad de hacer
grandes desplazamientos:
“Latinoamérica está traicionando a un modelo de descentralización de las operaciones,
conocido como ‘hub-n’-spoke’; en el cual las organizaciones poseen una sede central, o
‘hub’, y oficinas adicionales en distintas zonas. Esto, unido a la implementación del
trabajo híbrido, permite reducir los tiempos de traslado hacia la empresa, al facilitar
oficinas en ubicaciones más cercanas al equipo de trabajo y reducir la cantidad de días
que se asiste a la misma”.

Estas condiciones incentivan prácticas más sostenibles, desde el uso del transporte
público, hasta la movilidad activa, ya sea caminando o en bicicleta, especialmente
cuando la infraestructura ofrece alternativas para poder hacer uso de medios alternativos
de transporte.
Como afirma Reyna, aminorar los tiempos de traslado casa-trabajo, tiene impactos
positivos no solo ambientales, sino emocionales. “En WeWork encontramos que un 78%
de las personas costarricenses consultadas se sienten más felices y saludables con él
modelo del trabajo híbrido, mientras que un 89% afirmó que la principal ventaja es la
disminución en el tiempo de transporte”.
Oficinas con diseño pasivo
Parte de las ventajas de los espacios de trabajo flexible es que su construcción también
toma en cuenta criterios sostenibles a través de conceptos como el diseño pasivo, el cual,
permite aprovechar al máximo las características del entorno tales como la luz del día y
las corrientes de aire.
Los altos estándares ambientales en la infraestructura de los edificios no solo reducen la
huella ecológica en términos del uso de energía y recursos, si no que también contribuyen
con el bienestar general de sus usuarios, lo que refleja, nuevamente, cómo las decisiones
ambientalmente pensadas inciden de manera integral en otros aspectos de la vida de las
personas.

Visita Nuestra Sección Ambiental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido