Con el desarrollo de la planta de tratamiento de aguas residuales se busca mejorar las condiciones de vida de los 23.000 habitantes de la zona para el año 2050.

  Instituciones públicas coadyuvan en la implementación de este proyecto ambiental.

Con el fin de mejorar las condiciones de vida de sus pobladores e impulsar el atractivo turístico de la zona, el proyecto CReW+ fomenta el desarrollo del Proyecto de Saneamiento en La Fortuna de San Carlos realizando un estudio amplio de factibilidad para la construcción un sistema de recolección y tratamiento de aguas residuales.

CReW+ es implementado por la Cooperación alemana GIZ, con la contraparte de instituciones públicas como el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AYA) especialistas en la materia, así como el apoyo de la ASADA La Fortuna y otras entidades de la localidad.

Actualmente con apoyo de GIZ se cuenta con una línea base en cuanto a la situación de las aguas residuales del municipio y se realiza un estudio de factibilidad del alcantarillado sanitario y la planta de tratamiento. Esta intervención se alinea con la visión que se desarrolla actualmente en la actualización de la Política Hídrica Nacional, que el proyecto finalizará para mayo del 2022 y la Política Nacional de Saneamiento en Aguas Residuales y el Plan Nacional de Inversiones en Saneamiento (2017-2045).

“Fomentar una solución de saneamiento sostenible y de buen funcionamiento trae varios beneficios a la comunidad: No solo ayuda al progreso económico de la zona sino también mejora la calidad de vida de los ciudadanos y ayuda a una población necesitada de una solución de saneamiento”, comentó Bärbel Schwaiger, directora del proyecto CReW+ de la GIZ.

La Fortuna de San Carlos es una de las zonas turísticas más famosas de Costa Rica gracias a sus atracciones como las aguas termales y el volcán Arenal. Sin embargo, los habitantes de la zona necesitan el acceso a un servicio de saneamiento adecuado que sustituya el uso de tanques sépticos y elimine las descargas a los ríos, los cuales son parte de las atracciones turísticas del lugar. El vertido de aguas residuales a los ríos ha generado un foco de diferentes enfermedades, malos olores y un ambiente poco propicio para el desarrollo comercial y habitacional de la zona.

“Con la entrega de los estudios adquirimos un gran compromiso, porque como comunidad nos tenemos que poner la camiseta para poder desarrollar el alcantarillado sanitario y poder implementar lo que nos están donando con estos estudios y poder conseguir los fondos para poder desarrollar una inversión tan grande como esta, no tenemos el dinero pero si tenemos el gran deseo de buscar fondos, ver de qué manera buscamos cooperación para como ASADA, como Asociación de Desarrollo, como comunidad hacerlo posible”, afirmó Nidia Vargas, presidenta de la ASADA de la Fortuna. 

Proceso participativo

Según expresó José Miguel Zeledón, director de la Dirección de Agua del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), con el apoyo de la GIZ, se trabaja con la institucionalidad nacional y local para solucionar la situación de saneamiento en la zona de La Fortuna de San Carlos y una de las actividades realizadas más importantes para la comunidad y las contrapartes fue el taller multicriterio efectuado en noviembre 2021, en el que se seleccionó, entre varias opciones, la mejor alternativa de recolección y tratamiento de las aguas residuales.

Publicidad

Durante el taller, se presentó el proyecto a los diferentes actores y se discutieron las alternativas de diseño. De esta manera todos los actores estaban involucrados dentro de las decisiones que afectarán directamente a la población de la zona y se tomaron en cuenta – percepciones de los y las participantes. La mayor relevancia para la elección de un alcantarillado sanitario se observó en criterios sociales, seguido por criterios técnicos, ambientales y económicos.

Después de realizar un dimensionamiento y presupuesto preliminar para tres alternativas, se optó por la primera opción de alcantarillado sanitario propuesta, que representa una conducción mayoritariamente por gravedad y que además presenta el menor costo de inversión, mantenimiento y operación al horizonte del proyecto.

La Cooperación alemana – GIZ por encargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)- apoyará durante todo el proceso con la revisión de documentos, el cumplimiento con los estándares, y la coordinación con las contrapartes. Una vez con el diseño definitivo del sistema de alcantarillado y de tratamiento de aguas residuales, el siguiente paso es la obtención de financiamiento para su construcción.

Proyecto CReW+

El desarrollo de los estudios se realizó con el apoyo de la Cooperación alemana –GIZ– en el marco del proyecto CReW+ que es financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (FMAM/GEF por sus siglas en inglés) y co-implementado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en 18 países de la Región del Gran Caribe.

El GEF CReW+ está siendo ejecutado en nombre del BID por la Cooperación alemana –GIZ–  y la Organización de los Estados Americanos (OEA) y en nombre del PNUMA por la Secretaría del Convenio de Cartagena con el apoyo del Gobierno de Costa Rica y sus instituciones especializadas en la materia.

Visita nuestra Sección de Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido