Muerte súbita afecta a personas cada vez más jóvenes, la muerte súbita se produce cuando los latidos cardíacos son tan
rápidos que el corazón tiembla (fibrila) en lugar de bombear la sangre al resto del cuerpo
o cuando el flujo de sangre al corazón se bloquea repentinamente.
Antes era un padecimiento de los mayores de 65 años, pues a mayor edad los factores de
riesgo aumentan. Pero las condiciones actuales hacen que cada vez personas más jóvenes
sufran ataques al corazón.

Julián Figueroa, hijo de la artista nacional Maribel Guardia, tenía solo 28 años; el año
pasado el jugador de la Liga Deportiva Alajuelense, Alexis Gamboa, con solo 23 años, debió
ser operado por una afección cardíaca que hasta entonces había pasado inadvertida. Esa
intervención lo salvó de haber sufrido en cualquier momento una muerte súbita.
Los cardiólogos atribuyen varias causas a los ataques cardíacos en jóvenes, en primer
lugar, las arterias obstruidas por grasa, y esto se debe a los actuales estilos de vida, la
comida chatarra, la diabetes en niños que los expone a niveles elevados de azúcar por más
tiempo, obesidad y sedentarismo.

“Sin embargo, hay personas que hacen ejercicio y han sufrido un infarto, porque tienen
niveles elevados de triglicéridos o se debe a su genética u otros factores, eso sí, en una
condición sedentaria, el problema hubiera avanzado más rápido”, explicó Andrés Garzona,
cardiólogo del Hospital metropolitano.
También deportistas de alto nivel, pueden sufrir en cualquier momento una muerte
súbita, ya que pueden tener una anomalía cardiaca que haya pasado desapercibida, de ahí
la importancia de los chequeos constantes y repetidos, pues el cardiólogo aseguró que a
veces un único electrocardiograma no es suficiente para una detección y valoración.

“Los últimos estudios indican que haber tenido un familiar cercano que haya sufrido un
ataque al corazón, hacen que el riesgo sea mayor, ya que se ha encontrado que algunos
casos se deben a un desperfecto en los canales de proteínas que necesita el corazón para
pasar los electrolitos que generan el impulso eléctrico, y esa condición puede repetirse
entre padres, hijos y hermanos” aseguró Garzona.
El cardiólogo también insistió en que “Las personas deben estar atentas a los siguientes
síntomas: desmayos recurrentes, palpitaciones o dolor en el pecho, cuando se hace
ejercicio o se hizo más actividad física que la normal, cualquiera de esas es motivo para ir
al hospital y buscar atención”.
Si las emergencias cardíacas no se tratan en el sitio de manera rápida y adecuada,
únicamente un 5% de las personas llegan con vida al hospital. A pesar de ser poco
predecible e inesperada, la muerte súbita cardíaca puede recuperarse si se realizan con
prontitud, maniobras de resucitación cardio pulmonar (RCP) y la terapia de desfibrilación.
De aquí que los cardiólogos quieren retomar el tema y volver a presentar un proyecto de
ley para salvar la vida de quien sufre un ataque cardíaco. Ya una iniciativa había llegado a
la Asamblea Legislativa, esta planteaba convertir a Costa Rica en un país cardio protegido,
donde se eduque a la población de los centros educativos, centros de trabajo, transportes
públicos y espacios de concentración masiva, donde hubiera personas capacitadas para
realizar maniobras de resucitación cardio pulmonar y que esos sitios tuvieran también
desfibriladores externos automáticos. Sin embargo, este proyecto fue archivado en él
2018.

Información del Dr. Andrés Garzona, cardiólogo del Hospital Metropolitano

Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido