Proyecto destina $150,000 a nivel regional Hábitos saludables que transforman la vida de las comunidades centroamericanas

440 estudiantes, 156 docentes, 310 miembros de familia, 16,455 beneficiarios directos e indirectos

en Guatemala, Honduras y Costa Rica.

Comunidades Sostenibles es un proyecto que se centra en fortalecer hábitos saludables y
promover estilos de vida equilibrados y sustentables a través de talleres educativos que brindan
herramientas y conocimientos a niños, niñas, docentes y miembros de la familia para la toma de decisiones
informadas sobre su salud física, mental y emocional.
“Este proyecto va más allá de la responsabilidad corporativa, representa un compromiso real y tangible de
Cargill y Glasswing International con el desarrollo integral de las comunidades en las que se encuentran. Al
empoderar a las personas, conectar con ellas y brindarles las herramientas necesarias para llevar una vida
más saludable, se generan impactos positivos no solo a nivel individual, sino también en el entorno social y
ambiental”, comentó Angie Céspedes, coordinadora de Responsabilidad Corporativa de Cargill.
También, por medio de un video cuento y el desarrollo de huertos escolares, se promueve la alimentación
balanceada y se fomenta la participación de los
estudiantes en la producción de alimentos saludables.
“Me gustaron muchos los temas que nos compartieron,
las actividades, las prácticas, las comidas saludables, la
participación de las compañeras y los regalos. Las
herramientas de la parte nutricional como saber leer
las etiquetas me sorprendió mucho, ya que es bueno
saber esta información para hacerlo una nueva
costumbre a la hora de comprar”, comentó Ileana
Sánchez, docente de la Escuela San Antonio de
Alajuela.

Cargill y Glasswing International demuestran que las empresas pueden ser agentes de cambio significativo
en la sociedad puesto que, al unir sus conocimientos, recursos y experiencia, crean un legado duradero de
bienestar y desarrollo comunitario en Centroamérica.
“Los proyectos implementados nos ayudan a incentivar el conocimiento entre los estudiantes con respecto a
la alimentación saludable y otros temas. En la parte económica nos han brindado donaciones que nos
ayudan a solventar necesidades que se presentan en la institución”, compartió José Luis Hernández, director
de la Escuela de San Antonio.
Actualmente, este proyecto ha tenido una inversión regional de $150,000 y tiene prevista una segunda fase
que se iniciará este año, la cual se centrará en fortalecer la educación en temas de alimentación y hábitos
saludables, especialmente en el empoderamiento de las niñas.

Visita Nuestra Sección de Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido