Volver al sitio

Reforma a la Ley DE ICAFE amenaza desempleo para 1500 familias y subida de precios del 20%

Torrefactores, comerciantes, productores de café y consumidores, rechazan otro caso peor al del aguacate.

· Nacionales

Un grupo de fuertes asociaciones empresariales como la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR), la Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica y de Representantes de Casas Extranjeras (CRECEX), la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA),  y la Asociación de Consumidores de Costa Rica, se unen a importantes grupos de Tostadores de Café e industrias del sector, para denunciar los  graves impactos que tendría el Proyecto de Ley 21.163 que modifica la Ley del ICAFE, sobre libertades fundamentales para comerciar local e internacionalmente café y sus consecuentes impactos sobre los precios al consumidor nacional y el empleo industrial en esta importante actividad económica.

Según Marvin Rojas, productor de café de la empresa Café de Altura de San Ramón Especial, que a su  vez asocia a más de 570 caficultores de la zona de San Ramón y recibe café de más de 2000 productores de las zonas de Alajuela, Naranjo, Tarrazú y Miramar, es importante hacer un llamado a los Diputados de la Comisión de Asuntos Agropecuarios; ya que el proyecto está construido para limitar la actividad de actores importantes de la agro cadena, sin tomar en cuenta impactos sobre la liquidación del café al productor nacional, así como competitividad y el acceso del consumidor nacional a un producto de canasta básica para todos los estratos sociales.

“Rechazamos por ejemplo el mandato del artículo 46 del proyecto de ley 21.163 que hace que nuestros contratos de compra venta deban registrarse y someterse a aprobaciones por parte del ICAFE. Para nuestra empresa, la Industria del Tostado es socio estratégico fundamental, y sería una verdadera catástrofe para los productores no poder vender ese café y competir con producto terminado de otros orígenes.   Eso tendría graves consecuencias no solo en los precios del café para los consumidores finales, sino también para los productores que verían restringidas las posibilidades de colocar estas calidades en la industria nacional, la cual ha sido de forma histórica un aliado de la Caficultura costarricense”. Para el señor Rojas, una regulación de este tipo básicamente excede los objetivos del ICAFE y afecta el desarrollo de sus clientes en el sector tostador.

También el señor Rojas hace un llamado sobre la gran preocupación del Sector Cafetalero Nacional en cuanto al gran déficit del Instituto del Café, el cual podría llegar a ser incontrolable, al darle más acciones de trabajo que no podrá cubrir, y el grave riesgo de que sea el productor de café el que deba pagar estas estructuras burocráticas de control, con controles que son duplicados por otros organismos que para tales fines ya están establecidos en convenios de comercio internacional.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar