Volver al sitio

Recorte al presupuesto del BANHVI pone en peligro más de 18 mil puestos de trabajo y casi 5 mil viviendas de bien social

Se dejarían de construir casi cinco mil viviendas con la reducción de ¢48.833 millones, que plantea originalmente el proyecto de presupuesto para el 2021.

Construcción de vivienda social dinamiza economías locales, por lo que recorte es contradictorio ante necesidad de reactivación económica.

· Nacionales

Octubre 2020. Para la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) el recorte del presupuesto del BANHVI, que se incluye en el proyecto de presupuesto para el 2021, es desproporcionado y sin sustento técnico. Se trata de una reducción de ¢48.833 millones, un 42% menos de los ingresos esperados, lo que tendrá un serio impacto sobre la construcción de vivienda de interés social y la generación de empleo.

Si bien el gobierno recientemente indicó que solicitará incluir ¢20.000 millones más en el Presupuesto Ordinario del 2021 para bonos de vivienda, aún no hay total certeza sobre esto.

“Desde la Cámara somos conscientes de que el país atraviesa una situación muy compleja, pero no se puede pensar en recortar dineros destinados a la inversión en obra pública, que favorecen la reactivación económica y la generación de empleo que tanto necesitan los costarricenses. El recorte propuesto originalmente para el BANHVI representa la pérdida de poco más de 18 mil empleos”, manifestó Esteban Acón, Presidente de la CCC.

El recorte que se plantea para el BANHVI, implica que no se podrían construir unas 4.813 viviendas durante el próximo año, lo que equivale a prácticamente la mitad de las casas que financia la entidad en un año, es decir 202.146 metros de construcción menos.

Precisamente, esta tarde, Irene Campos, Ministra de Vivienda y Dagoberto Hidalgo, Gerente General del BANHVI comparecen en la Asamblea Legislativa, para explicar a los diputados las implicaciones del recorte propuesto.

Publicidad

  • mpacto a la construcción 

El sector construcción es de gran importancia para la economía nacional. Es el cuarto sector en generación de empleo directo, además de representar el 13% del empleo nacional entre puestos directos e indirectos, generando oportunidades para todos los estratos sociales.

La construcción de vivienda social favorece economías locales en todo el país, al potenciar pequeños negocios y emplear además un alto porcentaje de personal operativo y de bajos niveles de ingresos. Al reducirse las obras, solo se agravará la situación del desempleo, dado su nivel de especialización y las pocas oportunidades para recolocarse en el mercado laboral.

La construcción ha sido uno de los sectores más golpeados por la situación económica nacional, condición que se ha visto agravada por la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19.
 

Según las proyecciones publicadas por el Banco Central de Costa Rica, durante el 2020 la industria de la construcción será la segunda con el peor resultado a nivel de actividad económica. Para el 2020 se proyecta que el sector tendrá un decrecimiento de -8,7%. Este resultado se daría por una desaceleración en la construcción de proyectos, principalmente por los efectos del Covid 19 sobre la economía nacional y los ingresos de los hogares y empresas. Además; durante el 2021 experimentará un leve repunte de 1%, lo cual es realmente bajo considerando la pronunciada caída de -10,7% experimentada en el 2019 y la que se proyecta para este año.

Con base en datos de la Encuesta Continua de Empleo, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), para el II Trimestre 2020 se contabilizaron 104.892 trabajadores ocupados en la rama de la construcción, lo que equivale a una disminución de 61.943 empleos, comparando con el mismo trimestre del año anterior (decrecimiento de -37,13%). Además, comparando el dato del I y II Trimestre 2020, se puede notar un decrecimiento de -27,8%.

Publicidad

Es claro que los esfuerzos que se realicen para reactivar la construcción repercutirán en beneficio de Costa Rica y sus habitantes, dados los múltiples encadenamientos del sector y el impacto directo sobre la actividad económica del país en general.

“Entendemos que el BAHNVI tendrá una afectación por la disminución de los ingresos de FODESAF, producto de una menor cotización en razón de despidos y reducciones de jornadas, pero instamos a los señores diputados a no permitir una afectación a la inversión social y a la generación de empleo, con un recorte desproporcionado a esta institución, en momentos en que Costa Rica necesita invertir en obras como impulso a la reactivación económica”, concluyó Esteban Acón, Presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar