Volver al sitio

ASEBANACIO PIDE CAUTELA CON RECURSOS DE ASOCIACIONES SOLIDARIAS

ANTE COVID-19

Ante el fuerte impacto económico provocado por el COVID-19

· Nacionales

Ante el fuerte impacto económico provocado por el COVID-19, en ASEBANACIO afirman que en el sector solidarismo debe prevalecer la sensatez para evitar medidas cortoplacistas, que pongan en peligro los excedentes de los asociados. Y ante las circunstancias particulares, debe revisarse la liquidez que debe tener cada asociación.

Según comentó Karen Vargas, gerente general de la Asociación Solidarista del Banco Nacional (ASEBANACIO), en este momento las solidaristas no deben tomar medidas de presión, pues la etapa más fuerte empezará a sentirse a partir de setiembre 2020, y ya para febrero del próximo año podrían verse afectados los rendimientos que permitirán repartir excedentes para que los asociados puedan saldar deudas o cumplir con compromisos financieros.

“Sin duda todos estamos enfrentando momentos difíciles por la pandemia mundial, por lo que hoy se impone la prudencia y la sensatez, pero sobre todo, ser solidarios con quienes más necesitan de nosotros, de las asociaciones solidaristas”, añadió

La gerenta considera que este es un momento para que el solidarismo deje de ser una palabra y se convierta en una poderosa acción. “Es sin duda la acción que nos debe caracterizar. Pero eso es muy diferente a regalar o tomar medidas desesperadas que pongan en aprietos a las asociaciones y sus asociados”.

Para Vargas bajar tasas de interés o dar créditos a los asociados sin los debidos análisis, sobre endeudándolos, podría significar una sensación momentánea de bienestar y no una respuesta integral para los asociados y sus familias. Según dijo de ahí la importancia de revisar cada caso en particular, antes de otorgar créditos que luego se conviertan en una deuda difícil de sobrellevar.

Actualmente en Costa Rica existen alrededor de 1.500 asociaciones solidaristas, que representan a unas 400.000  trabajadores  de diversos sectores de la economía nacional, más sus familias.

Vargas apuntó varias acciones que las asociaciones solidaristas deberían realizar en este momento de difícil situación económica y social:

  • Fortalecer la debida gobernanza en la toma de decisiones de la Junta Directiva y la Gerencia, así como la gobernanza de las inversiones.
  • Tener una política de inversiones que permita tomar decisiones más asertivas y no arriesgar el patrimonio de los asociados.
  • Realizar alianzas con empresas que permitan beneficios para los asociados y otra generación de ingresos para la asociación, lo cual al final activaría la colocación de crédito y generación de comisiones.
  • Vender pólizas con beneficios para el bienestar del asociado.
  • Trasladar cuotas mensuales de los créditos.
  • Ofrecer nuevos productos crediticios que permitan la restructuración de deuda de los asociados.
  • Poner a disposición Fondos de ayuda solidarios creados por Asamblea General o por línea presupuestaria.
  • Exonerar las multas de retiros anticipados de ahorros voluntarios.
  • Invertir más en herramientas tecnológicas que permitan el teletrabajo y la continuidad del servicio para los asociados de forma virtual.

Y por su puesto entendiendo que cada asociación tiene diferentes negocios, algunos de ellos afectados por la situación actual, Vargas consideró muy importante la revisión integral de la asociación y realizar estratégicas de corto, mediano y largo plazo. “No nos desesperemos en tomar medidas contraproducentes para los asociados o el patrimonio de los mismos, más bien reinventemos cada negocio como parte de la sostenibilidad a largo plazo”.

imagen con fines ilustrativos.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar