El 60% de los pacientes con asma tienen un mal control de la enfermedad, muchas personas desconocen las implicaciones que conlleva tener un
diagnóstico de asma, lo que ha originado que los propios pacientes no reciban la atención adecuada y vivan
complicaciones en numerosas ocasiones. En el mundo, esta patología afecta a más de 339 millones de personas, 8 y
puede presentarse en cualquier etapa de la vida, debido a factores como predisposición genética, irritantes
químicos, contaminación atmosférica, exposición ambiental a sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar
reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias.
El asma generalmente se presenta cuando ocurre una inflamación
crónica en las vías respiratorias, por lo que es importante acudir al
médico por un diagnóstico temprano y tratamiento que brinde un
control eficaz de la misma. Dentro de los síntomas más comunes
se encuentran la tos por la noche o en la mañana, lo que dificulta
el sueño del paciente, sibilancias (silbidos en el pecho) cuando
respira, opresión en el pecho y dificultad para respirar 9.
Cifras a nivel mundial estiman que el 60% de los pacientes tienen
un pobre control de su enfermedad y existe una relación entre el
Sobreúso de inhaladores de rescate conocidos como SABA y la
aparición de exacerbaciones graves 10 . “Los pacientes asmáticos
se inclinan por buscar alivio rápido de los síntomas con un
tratamiento, por lo que, un gran porcentaje prefieren el uso del
tratamiento de alivio inmediato (SABA) antes que un tratamiento
de mantenimiento que les permita prevenir y controlar el asma, lo que provoca un sobreúso de estos medicamentos.
Es importante aclarar, que, aunque estos inhaladores de rescate alivian rápidamente los síntomas, no desinflaman
las vías respiratorias, generando mayor riesgo de exacerbaciones graves del asma y disminuyendo la función
pulmonar” 11 , explicó el Dr. Andrés Rojas, Director Médico de AstraZeneca para Centroamérica y Caribe.

Doctor examining senior patient in clinic

La Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que, la mayoría de las muertes relacionadas con el asma
ocurren en países de ingresos bajos y medianos bajos, donde el diagnóstico y el tratamiento inadecuado son un
desafío. 12 Un mal control del asma significa crisis y manifestaciones más frecuentes, por lo que el tratamiento debe
fortalecerse con un mejor entendimiento de la enfermedad, sumado a la utilización de tratamientos innovadores que
permiten controlar la enfermedad, además, de reducir el uso excesivo de medicamentos de rescate.
El fenotipo de la enfermedad varía según el paciente, entre ellos se encuentran el asma leve, moderada y grave,
siendo esta última un tipo de asma que es más difícil de controlar, aun cuando se usa de forma correcta el
Desencadenantes del asma
1. Polvo, pieles de animales,
cucarachas, moho y polen.
2. Humo del cigarrillo.
3. Aspirina, ibuprofeno y ciertos
medicamentos para el
corazón.
4. Actividad física.
5. Apnea del sueño.
6. Acidez estomacal.
7. Conservantes en alimentos y
bebidas.
Fuente: National Heart, Lung, and Blood Institute 30

Comunicado de Prensa
tratamiento y se sigue las indicaciones del médico tratante. Se estima que, de cada 100 personas con asma, entre el
5 y 10 tienen asma grave 13, y un 50% de esos pacientes pueden desarrollar asma eosinofílica, lo que significa que
un tipo de glóbulo blanco llamado eosinófilo se presenta en mayor cantidad en las vías respiratorias, irritándolas o
inflamándolas e incluso dañando los pulmones 14, 15, 16, 17, 18, 19
“El asma eosinofílica aumenta significativamente el riesgo de exacerbaciones 20, 21 y produce una disminución de la
función pulmonar 22, 23, 24, generando repetidas visitas a emergencias y hospitalizaciones para los pacientes. 25 Lo
anterior implica, para quienes la padecen, una alta carga física, emocional, social y económica; por lo que es
importante conocer la causa de la inflamación de las vías respiratorias, para que el especialista pueda evaluar la
enfermedad de manera más personalizada y dirigir el tratamiento hacia la causa de la inflamación en el asma,”
mencionó el Dr. Rojas.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) 26, un diagnóstico oportuno, tratamiento
adecuado y una buena educación del paciente, se puede lograr un óptimo control de la patología. Para poder
realizar la evaluación de fenotipo, es necesario realizar una serie de exámenes de laboratorio y de función pulmonar
que le permitan al especialista ofrecer un tratamiento personalizado.
Dentro de estas pruebas, se encuentran un cuadro hemático completo con recuento diferencial de glóbulos blancos
(leucocitos) y la revisión de niveles de IgE total en sangre, la cual permite saber si existe la presencia total de
anticuerpos del tipo inmunoglobulina E (IgE) en la sangre que sugiera la presencia de enfermedades alérgicas.
Ambas pruebas se realizan a través de la extracción de sangre. Adicional, se encuentra la espirometría, una prueba
que permite medir la función de los pulmones y por último, la medición de la fracción exhalada de óxido nítrico
(FeNO), la cual se realiza a través de un dispositivo portátil en el que el paciente deberá soplar a través de una
boquilla durante algunos segundos. 27, 28, 29.

Visita Nuestra Sección de Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido