• Hace que la respiración se detenga repetidamente al dormir
  • Puede provocar problemas de salud graves, como presión arterial alta y problemas cardíacos. 

Se estima que un 57% de hombres mayores de 40 años tiene apnea del sueño a nivel mundial, un trastorno poco diagnosticado que provoca un elevado riesgo cardiaco si no es tratado a tiempo.

Como indica su nombre, se trata de un problema en el que la respiración se interrumpe durante más de 10 segundos mientras se duerme.  Estas interrupciones pueden repetirse numerosas veces a lo largo de la noche.

La obstrucción de la respiración provoca un descenso de los niveles de oxígeno en el organismo, que dificulta que la persona tenga un sueño reparador. Como lo explica Silvia Morice Castro, Terapeuta Respiratoria, este trastorno hace que la persona duerma, pero no logra descansar.

“Puede afectar a cualquier persona, independientemente del sexo, del peso de la persona o de la edad. Tengo pacientes jóvenes, deportistas, delgados y hacen apneas, estas pueden ser cortas o incluso prolongadaS”, aclaró Morice, quien también es experta en fisiología del Sueño en Longevity Clinic.

Entre las causas de este síndrome la especialista enumera algunos rasgos de la anatomía del paciente que favorecen el colapso de las vías respiratorias como amígdalas grandes, lengua grande, mandíbula pequeña, a lo que se puede sumar “el acúmulo de grasa en el cuello que se produce en los pacientes obesos, que es la papada, pero también desviaciones del tabique. Esto obstruye la vía aérea”.

Es importante que las personas con el Síndrome de Apnea del Sueño sean diagnosticadas y tratadas. Este trastorno no tratado se ha vinculado con la presión arterial alta, diabetes tipo 2, derrame cerebral, demencia a largo plazo y ataque cardíaco. “Cifras demuestran que un 50% de las personas sufren un infarto, un 47% un derrame y un 80% se vuelven hipertensas”.

 

Los tratamientos. Entre los síntomas más comunes se incluyen los ronquidos fuertes, el dejar de respirar durante el sueño, los jadeos al respirar durante el sueño, despertarse con la boca seca, dolor de cabeza por la mañana, el insomnio, la sensación de sueño excesiva durante el día, la dificultad para prestar atención y la irritabilidad.

 

Actualmente, este trastorno no se cura, sólo se trata.  Este incluye desde cirugía, hasta terapia o uso de dispositivos.

 

“Este es el caso del dispositivo llamado máquinas de presión positiva continua de las vías respiratorias o EL CPAP, que tiene una mascarilla que se coloca en la nariz y la boca del paciente y que mete presión hacia la vía aérea para mantenerla abierta durante toda la noche. Al mantener la vía abierta, el paciente deja de hacer apneas.  En Costa Rica, estos aparatos los brinda la Caja del Seguro Social y también a través de la consulta privada”, agregó Silvia Morice.

 

Para esta experta en enfermedades del sueño, lo más importante es que las personas acudan a un especialista ante cualquier problema que lo deja somnoliento e irritable de manera crónica. 

Visita Nuestra Sección de Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido