Categorías

septiembre 23, 2021

Walter Calderón, un héroe sin capa las 24 horas

No hay duda de que la protección de la vida humana es la más importante misión de cualquier policía del mundo y eso es lo que ha hecho en múltiples ocasiones Walter Calderón, un oficial de la Policía de Fronteras.

La más reciente muestra de heroísmo llevada a cabo por este oficial fronterizo tuvo lugar el pasado 23 de julio, cuando junto a otros tres compañeros tuvo que intervenir para rescatar a cinco miembros de una familia en Sixaola de Talamanca.

La casa de esta familia estaba anegada por  las aguas del río Sixaola, las cuales amenazaban con sobrepasar la segunda planta del inmueble, el único sitio seguro para ellos hasta ese momento.

De inmediato tuvieron que descartar el uso de la lancha con la que habían salvado tantas vidas ese día, y en otras emergencias, pues la descomunal fuerza de las aguas amenazaban con volcarla junto con sus ocupantes.

Los pocos minutos que quedaban eran decisivos, por lo que los miembros de la Policía de Fronteras no podían darse el lujo de perder un segundo.

Gracias al entrenamiento recibido por Walter y sus compañeros, por parte de la Marina de Estados Unidos en materia de rescate acuático, de inmediato él y sus colegas idearon un plan para ingresar.

Atado a una cuerda que sostenían sus compañeros, Walter se ofreció para ingresar y extraer a las cinco personas que estaban atrapadas, entre estas dos niños y una mujer adulta mayor, quien era la abuelita de los pequeños.

Walter confiesa que si tuviera que actuar en otra emergencia, no dudaría en hacer lo que dicta su deber como policía para salvar una vida.

Y es que eso fue precisamente lo que hizo en el 2019, cuando estando en Puntarenas de vacaciones, un joven fue arrastrado por una ola y se estaba ahogando.

Walter tuvo presente su sagrado deber de proteger la vida humana las 24 horas, con o sin uniforme, estando en servicio o libre, por lo que de inmediato acudió en auxilio del joven bañista, a quien logró sacar con vida.

Así, sin superpoderes, pero con un entrenamiento de primera como rescatista y un amor por su profesión y su prójimo, Walter Calderón está dispuesto a ayudar a quienes lo necesiten en el momento que  sea.