Categorías

septiembre 23, 2021

Alianzas público- privadas: una alternativa para impulsar la reactivación económica

  • Especialistas consideran las APP como la herramienta idónea para atender las urgentes necesidades del país en infraestructura de transporte, educación, salud, tecnología y otras. 
  • Efectividad de las APP está sujeta a que el país trabaje decididamente en el tema. 

En momentos en que el país atraviesa una severa crisis económica, acrecentada por la pandemia y la delicada situación de las finanzas públicas, es necesario analizar las opciones existentes para avanzar con las obras de infraestructura y los servicios públicos de alta calidad que demandan los costarricenses.   

En este contexto, la Asociación Bancaria Costarricense, en el marco del III Encuentro de Caminos para la Recuperación, puso sobre la mesa el tema de las alianzas público – privadas, como modelo para la reactivación económica. 

“Las alianzas entre los sectores público y privado son un tema que sin duda debe ser analizado como una posible vía para descentrabar y reactivar el país, ya que existen experiencias exitosas que garantizan su efectividad. El país no debe frenar su desarrollo, por el contrario; debe buscar mecanismos que permitan ejecutar, de manera ágil y eficiente,  los proyectos que son de vital importancia, sobre todo en momentos en que urge una reactivación económica” indicó Álvaro Saborío, Presidente de la ABC. 

¿Son las APP una opción real para lograr la reactivación económica del país? 

Para Guillermo Matamoros, experto en la materia, “las APP son una herramienta especialmente idónea para canalizar la inversión privada y llenar las brechas de infraestructura de transporte, educación, salud, tecnología, inmobiliaria y otras, lo que las hace especialmente relevantes para impulsar la reactivación de la economía. Sin embargo, su capacidad puede verse limitada si el país no cuenta con las condiciones facilitadoras para que este mecanismo opere efectivamente”. 

Según Matamoros entre esas condiciones están: “el contar con una visión país de que este es el medio que nos servirá para impulsar el desarrollo de inversión en obra pública, ante las limitaciones presupuestarias y de crédito que enfrentamos; que se tenga un “pipeline” de proyectos debidamente estructurados con un excelente análisis de preinversión; con una hoja de ruta clara para la ejecución de ese programa, como la tienen países como Colombia o Chile, que no han parado sus planes por la crisis; que cada proyecto a promover cuente con un buen análisis de distribución de riesgos para la institución pública y la inversión privada; que exista una capacidad institucional para liderar este tipo de acciones y proyectos; y la voluntad política para empujar una visión de este tipo”.  

Para el experto, Costa Rica hoy no tiene esas condiciones, por lo que, “si queremos lograr algo en el mediano plazo, debemos dejar de hablar y empezar a diseñar sobre bases sólidas” puntualizó. 

Para Franco Pacheco, Presidente de Junta Directiva de la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED), las APP pueden ser un mecanismo para fortalecer la transparencia.»Si pensamos en alianzas público-privadas, la manera más efectiva de fortalecer la transparencia es robusteciendo su estructura formal para una gestión intachable. Sector público y empresa privada tienen ante sí la oportunidad de no solo incrementar la eficiencia e impacto de proyectos sociales, sino también de elevar los estándares éticos y las prácticas anticorrupción a través de un trabajo conjunto asumido desde la mejora continua.» 

En el contexto actual, es necesario promover, generar e identificar formas de trabajo público privado, que respondan a las necesidades económicas y sociales del país, de manera que ambas partes asuman su papel y se distribuyan responsabilidades, riesgos, beneficios e impactos sobre los ciudadanos, expresó Aitor Llodio, Director Ejecutivo de ALIARSE. 

Para Gisela Sánchez, Presidenta de AMCHAM, “las alianzas público-privadas han sido un motor para el desarrollo de Costa Rica desde 1843. Es natural que trabajemos juntos, pues somos sectores complementarios y los desafíos de Costa Rica son los desafíos de todos”. 

“Para ABC, el país debe trabajar de manera decidida en una hoja de ruta que le permita avanzar hacia un crecimiento económico sostenido y en donde la estabilización de los principales indicadores macroeconómicos sea una prioridad. Con miras a alcanzar ese objetivo, en la ABC seguiremos siendo un facilitador del diálogo constructivo entre los diferentes sectores para avanzar en la búsqueda de soluciones”, concluyó Álvaro Saborío, Presidente de la Asociación Bancaria Costarricense.