Categorías

septiembre 16, 2021

Noticias La Garita Costa Rica

Sitio de Noticias

Más de 24 mil familias de extrema necesidad estrenaron casa propia.

Un total de 24.581 familias en condición de extrema necesidad lograron acceder a casa propia, gracias a la inversión de ¢244.566 millones en bonos de vivienda realizada en la presente administración por el Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI).

Los sectores entre los que se encuentran adultos mayores, indígenas, personas con discapacidad, y familias jefeadas por mujeres, constituyeron los grupos prioritarios de atención del BANHVI para dotarlos de un techo digno.

Estas soluciones de vivienda a familias en extrema necesidad y con ingresos mensuales inferiores o iguales a ¢276.965, representaron el 65% del total de subsidios otorgados por el BANHVI, del 8 de mayo de 2018 al 30 de abril de este año. En total durante esta administración se han beneficiado a 37.472 familias en todo el país, con una inversión de ¢348.180 millones.

La ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos, Irene Campos Gómez, comentó que estos resultados son producto del esfuerzo articulado del Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos, el BANHVI, el Despacho de la Primera Dama, las entidades autorizadas del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, el Fondo de Asignaciones Familiares y Desarrollo Social (FODESAF) que provee los recursos y las empresas del sector privado de construcción.

“El trabajo que se realiza desde el Sistema Financiero Nacional para la Vivienda es un claro ejemplo de una alianza público-privada, clave para la atención de las familias más necesitadas en su deseo de tener una vivienda propia financiada con el bono”, aseguró la ministra Campos Gómez.

«El otorgamiento de estos bonos de vivienda adquiere especial relevancia en la situación actual, donde familias y poblaciones se encuentran en una situación vulnerable agudizada por la pandemia”, dijo la Primera Dama, Claudia Dobles, resaltando que “la vivienda social ha sido un compromiso adoptado por esta administración desde el primer día».

Bono de vivienda en poblaciones prioritarias

El gerente general del BANHVI, Dagoberto Hidalgo Cortés, comentó en que “el trabajo realizado permitió a las familias dejar de vivir en áreas reducidas en asentamientos informales o compartiendo cuartos con familiares para habitar ahora una vivienda propia en un proyecto o de manera individual, en condiciones más seguras, una estructura adecuada y acceso a los servicios básicos, a la vez que la inversión realizada simultáneamente contribuye con la reactivación económica, al generar empleo en múltiples distritos del país”.

Dentro de las 37.472 familias beneficiadas con una solución de vivienda durante la presente administración, se encuentran 23.005 hogares jefeados por mujeres.

La mayor parte de las beneficiadas en este segmento de población tiene, además, la condición de que vivían en situación de extrema necesidad, riesgo social, hacinamiento o en construcciones informales.

Un caso es el de Jennifer Fonseca Bustos; madre de 5 hijos y ahora dueña de la casa 31 en el Residencial Los Malinches, en Santa Cruz, Guanacaste. Luego de recibir las llaves de su casa asegura estar “más que feliz”, pues la vivienda le permite dejar “de rodar con sus hijos. “Son años de ir de un lugar a otro, el recibir el bono es una bendición y significa un cambio de vida, sobre todo para mis hijos”, dijo.

A continuación, algunos detalles sobre la distribución de bonos de vivienda en algunas poblaciones vulnerables:

Adultos mayores. Los recursos colocados en bonos en este sector alcanzaron la cifra de ₡20.857 millones, en beneficio de 2.030 personas mayores de 65 años autovalentes.

Personas con discapacidad. Se han atendido 1.123 familias que tienen un integrante con esta característica. Con una inversión de ₡11.836 millones, las casas para este segmento fueron edificadas con adaptaciones especiales como puertas anchas, pisos cerámicos, baños enchapados con dispositivos tipo agarraderas, rampas en concreto desde el exterior, pasamos, entre otros detalles. Con ello, se garantiza a las familias una casa adaptada a sus necesidades, que les ayude a mejorar su calidad de vida.

Territorios indígenas. Con fondos del bono administrados por el BANHVI, fueron edificadas 1.014 casas, durante el periodo citado, por ₡11.240 millones. Con el fin de propiciar una mejor calidad de vida a este sector de la población costarricense, las viviendas se construyen con espacios familiares y ambientes que responden a tradiciones ancestrales, en las cuales predomina el uso de la madera y de pilotes. Con esto pueden contar con residencias frescas, libres del peligro de inundaciones y les abre la posibilidad de contar con espacios para la socialización.