Categorías

septiembre 24, 2021

La exploración del pensamiento computacional en el IB

Por Shadrach Pilip-Florea, responsable del currículo de Diseño del Programa de los Años Intermedios (PAI) de IB (Bachillerato Internacional), explora la presencia del pensamiento computacional en las actividades cotidianas, explica por qué es tan importante que los alumnos posean esta habilidad en el mundo del siglo XXI y sugiere varios recursos para facilitar su desarrollo en el aula.

¿Qué tienen en común un cocinero que prepara una nueva receta, un sastre que teje en un telar y un aficionado a los deportes que analiza las estadísticas del fútbol para conformar un equipo de ensueño? Todos ellos están utilizando el pensamiento computacional. Cuando oímos hablar de “pensamiento computacional”, a la mayoría de nosotros se nos vienen a la mente las computadoras y otras tecnologías digitales. No solemos pensar en actividades cotidianas normales como hacer una lista de tareas o planificar el recorrido más rápido para hacer la compra en el supermercado. El pensamiento computacional utiliza los métodos diseñados por los informáticos, pero su funcionamiento se basa en los procesos mentales que aplicamos los seres humanos para descomponer los problemas, buscar similitudes, identificar la información importante y crear un plan lógico para resolverlos. Incluye conceptos y técnicas de

la informática, como la abstracción, la descomposición, el reconocimiento de patrones, el diseño algorítmico y la iteración, pero se puede aplicar en ámbitos tan diversos como las artes, las ciencias, las humanidades y la vida cotidiana.

Estas habilidades de pensamiento no son nuevos productos de la era de la información; de hecho, llevan con nosotros desde los albores del ingenio humano. En su nuevo libro sobre la historia de los textiles, la tecnóloga Virginia Postel demuestra que podemos ver técnicas de pensamiento computacional en los estampados de tela utilizados en todas las culturas humanas. El historiador James Burke va un paso más allá y especula que “el proceso secuencial preciso que se utilizó para dar forma a las primeras hachas dio lugar al pensamiento secuencial preciso que más tarde permitiría la creación del lenguaje”. Es una especulación imposible de demostrar, pero el pensamiento computacional es algo que los humanos utilizan de manera natural.

Hoy en día, los seres humanos no son los únicos agentes computacionales. Los teléfonos inteligentes, las reuniones de Zoom, las computadoras y las tecnologías digitales, entre otros muchos avances, están presentes en todas las facetas de nuestro mundo moderno. Nuestras vidas cada vez se ven más influenciadas por los procesos algorítmicos que utilizan esas tecnologías. Por lo tanto, comprender cómo funcionan y qué procesos hay detrás de ellas es un componente fundamental de la educación del siglo XXI. Así pues, siguiendo los principios de la misión del IB, debemos dar un paso más y preparar a los alumnos para que puedan diseñar y utilizar esas tecnologías con miras a crear un mundo más positivo. El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB anima a los alumnos a pensar y desarrollar la capacidad de reconocer y abordar de manera crítica y creativa los problemas complejos. El pensamiento computacional utiliza el pensamiento crítico y creativo como un medio para resolver problemas y diseñar soluciones a través del razonamiento.

Elementos del pensamiento computacional

Descomposición: división de un problema o sistema complejo en partes más pequeñas y manejables*.

Reconocimiento de patrones: búsqueda de similitudes entre conjuntos de datos*.

Abstracción: extracción de la información importante para formular simulaciones o modelos figurativos. Organización y análisis de los datos a partir de esas abstracciones*.

Algoritmos: formulación de una solución paso a paso para el problema o de las reglas que se deben seguir para resolverlo*.