Categorías

septiembre 24, 2021

Hoy se cumplen 95 Años de la tragedia del Virilla

Hoy se cumplen 95 años de la tragedia del Virilla, el peor accidente ferroviario en Costa Rica a la fecha.
Un tranquilo domingo 14 de marzo de 1926, al ser las 8:20 de la mañana, la fatal combinación de sobrepeso, velocidad y mal estado de las vías se cobraron 385 vidas cuando el convoy repleto de pasajeros no logró pasar completamente el puente sobre el cañón del río Virilla entre Santo Domingo de Heredia y Tibás. 

El tren en cuestión era una excursión dominical desde Alajuela y Heredia a Cartago donde la mayoría tenía la intención de visitar la estatua de La Negrita en la Basílica de nuestra señora de Los Ángeles. La excursión fue organizada para recaudar fondos para un hogar de ancianos a cargo del destacado profesor Francisco Gómez Alizago, los  boletos estaban inscritos «En beneficio de los ancianos de Cartago». Se organizó un tren de seis vagones para el viaje, pero resultó ser extremadamente inadecuado ya que la oferta resultó ser popular y estaba muy suscrita; no se pone límite a la venta de boletos con más de mil vendidos.

A las 7 de la mañana arribaron a Alajuela tres carruajes que partieron 30 minutos después. Se hicieron más paradas y se agregaron tres vagones más en Heredia. A pesar de esto, muchas personas no pudieron abordar el tren, e incluso se perdió una parada posterior porque estaba demasiado lleno para permitir más. A las 8:20 el tren comenzó a cruzar el puente que se encontraba en una curva a la izquierda. Una combinación de un riel mal sujeto y el peso excesivo del tren hizo que el último vagón se descarrilara y sacó dos vagones más de la vía, uno de los cuales cayó 190 pies (58 m) al río abajo, matando a 248, incluido el profesor Alizago. El trabajo de rescate continuó hasta la noche, varios trenes regresaron a Alajuela y Heredia con los cuerpos, que fueron dejados en las estaciones para su identificación por amigos y familiares. El gobierno declaró tres días de duelo nacional; las banderas ondeaban a media asta; se cerraron los cines, bares y otros lugares de entretenimiento, una historia que quedará en recuerdos de muchos familiares.