*Hidratación, protección, exfoliación y limpieza nos garantizan una piel saludable
*El uso del protector solar es de alta importancia, en especial en los días calurosos

Verano es sinónimo de sol, y con ello llegan los paseos en familia y
amigos bien sea a la playa, la montaña e inclusive dentro de la misma ciudad; cualquiera sea la
opción en todos los lugares el clima está al acecho contra nuestra piel, por lo que debemos
estar listos para contrarrestar esos efectos y lucir una piel sana y bella.
La hidratación es el punto clave de la salud de nuestra piel, tanto externa como internamente,
tomar abundante agua y ducharse a una temperatura ambiente siempre será la mejor opción;
a esto se suma la aplicación de cremas humectantes en todo el cuerpo, teniendo el cuidado de
que para la cara existen productos especiales ya que la piel del rostro es más sensible.
Nuestra piel merece cuidados especiales para que luzca joven y sana; la Dermatólogo Mariela
Hidalgo
explica que “el protector solar debe convertirse en nuestro mejor aliado, no sólo en
verano, a diario es recomendable aplicar protector solar para proteger nuestra piel de los
rayos del sol”, al tiempo que advierte que si vamos a estar en actividades al aire libre “es
necesario reaplicar el producto cada dos horas, para evitar quemaduras solares, pues en ese
período de tiempo el protector pierde su efecto”, acotó.

Aunque el día esté nublado, el llamado reflejo del sol puede causarnos daño, es por ello que,
aún bajo estas circunstancias, no debemos abandonar el protector y al igual que días muy
soleado re-aplicarlos constantemente.
Hidalgo nos comenta una serie de tips para preparar la piel para estos días de disfrute bajo el
sol, entre los que se encuentran la exfoliación; utilizar un exfoliante suave no sólo permitirá
eliminar las impurezas y las células muertas sino además que la piel pueda tomar un color
uniforme, evitando la aparición de manchas
Esta exfoliación debe hacerse días antes de acudir al paseo, pues la piel requerirá
seguidamente una hidratación profunda, “porque una piel hidratada se defiende más de las
adversidades climáticas que una piel seca”, afirmó Hidalgo.
Otro de los consejos es tomar en consideración el tiempo de exposición al sol, debemos
evitarlo entre las 10:00 am y 4:00 pm puesto que durante estas horas existe mayor riesgo de
quemaduras y, tanto en la playa como la montaña, la intensidad de los rayos es mayor.
Una piel hidratada posee una especie de escudo protector contra las alergias y otros factores a
los que nos exponemos por el clima; por lo que además del agua, el ingerir alimentos ricos en
antioxidantes nos portan vitaminas que fortalecen ese escudo.

En las naranjas, kiwis y piñas podemos encontrar la vitamina C; de los lácteos obtenemos la
vitamina A; la B, presente en nueces y almendras y la vitamina E en distintos frutos secos, son
de suma importancia en la nutrición y regeneración celular.
El cuidado de nuestra piel debe ser prioridad siempre, lucir una piel sana y bella va más allá de
lo físico, es un tema de salud personal que con el paso del tiempo agradecerá.

Visita nuestra Sección de Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido