El proyecto está trabajando con ASADAS de 5 subcuencas: Reventazón, Virilla, Pirrís, Grande y Candelaria

Recientemente se echó a andar el proyecto denominado “ASADAS resilientes”, que pretende
fortalecer a 61 Asociaciones Administradoras de Acueductos Comunales (ASADAS) de la GAM
y ciudades periféricas en su capacidad de resiliencia y adaptación al cambio climático, mediante
una mejora integral de su gestión.

Publicidad


La palabra resiliencia indica la capacidad que tenemos de recuperarnos ante una situación
adversa, aprender de ella y poder continuar adelante. El cambio climático es la más grande
amenaza ambiental que tenemos como sociedad y pone en riesgo el suministro del líquido vital,
en especial a las poblaciones más vulnerables como las de bajos ingresos o las que viven en
zonas susceptibles a desastres naturales.
En Costa Rica existen más de 1400 ASADAS en todo el territorio nacional y estas le dan servicio
a casi millón y medio de habitantes. El trabajo de estas asociaciones para brindar agua potable
es gigantesco y se enfrentan a muchas amenazas como el crecimiento de las poblaciones en las
zonas periféricas a las grandes ciudades, deforestación en zonas muy cercanas a los mantos
acuíferos, disminución de caudales en ríos, peligro de desertificación, contaminación por basura
o agroquímicos o peligro de deslizamientos masivos de tierra e inundaciones.

“Nadie sabe la presión que para una ASADA significa que la urbanización solicita y solicita
permisos, disponibilidades de agua y ellos tienen cada vez menos producción, y cómo es necesario
y se justifica, que estos sean operadores fortalecidos” indica Irene Murillo Ruin Directora Ejecutiva
de CEDARENA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No se puede copiar el contenido