• Con la creación del BANHVI y del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV), un 13 de noviembre de 1986, Costa Rica dio el paso más importante de su historia, hacia la solución del problema de vivienda de las familias con menos oportunidades.
  • En este periodo, más de 400 mil hogares costarricenses han financiado sus viviendas con recursos el BANHVI, el cual, para lograr este hito, ha constituido una potente alianza público privada con la entidades del SFNV y las empresas desarrolladoras, sumado al apoyo del MIVAH, el FODESAF y el Gobierno de la República.

Desde el 13 de noviembre de 1986, día de creación -por ley- del Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), más de 400 mil familias han recibido una casa nueva o mejorado la que ya tenían, gracias al Bono Familiar de Vivienda.

Uno de cada cuatro hogares de Costa Rica ha sido financiado por el BANHVI, que para lograr este hito histórico ha constituido una fuerte alianza público-privada con la entidades del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV) y las empresas desarrolladoras, sumado al apoyo del MIVAH, el FODESAF y el Gobierno de la República.

Gracias a este esfuerzo conjunto se ha otorgado techo digno y propio a familias de sectores vulnerables y de clase media, se han generado miles de puestos de trabajo y día con día se trabaja en la reactivación de la economía del país.

El Gerente General del BANHVI, Dagoberto Hidalgo Cortés explica que las viviendas que se otorgan son: “seguras en aspectos estructurales y ubicadas en zonas libres de riesgo, inundaciones o deslizamientos. Además, hemos frenado el crecimiento exponencial y la expansión de precarios en el país. También atendemos a familias con lote propio, y a quienes necesitan reparar o ampliar su casa”.

Publicidad

Otro de los logros relevantes, más allá de la vivienda, es la mejora en la calidad de vida de las familias, a las cuales se les saca del hacinamiento, se les dota de agua potable, instalaciones sanitarias, electricidad y se les proporciona infraestructura comunal adecuada. “Con ello colaboramos en la mejora de la salud de las personas y combatimos la expansión de enfermedades”, agrega el jerarca.

El otorgamiento de recursos para que la familia costarricense pueda obtener vivienda propia y que las comunidades mejoren su entorno, remite a que uno de los principales aportes del BANHVI al país, así como de todos los actores del SFNV, es el contribuir a las posibilidades de ascenso social de las personas. Diferentes estudios han demostrado cómo el Bono Familiar de Vivienda es generador de nuevas oportunidades.

Los recursos antes utilizados para el alquiler, ahora los invierten en actividades académicas, alimentación, vestimenta, compra de enseres y emprendimientos.

Con recursos del Bono Comunal, el BANHVI también colabora con mejoras comunales en múltiples cantones del país, donde se edifican espacios para la recreación, actividades productivas y práctica de deportes, zonas verdes, mejoras en obras viales, redes de agua potable, alcantarillado sanitario y redes de distribución de energía, entre otros.

Publicidad

El otro gran hito de esta alianza público-privada es el aporte a la reactivación de la economía nacional, al realizar una inversión directa en infraestructura social. Más del 90% de los recursos del Bono Familiar de Vivienda se dirigen a la construcción. Esto genera unos 30 mil empleos por año, a razón de 3,4 empleos directos o indirectos por cada vivienda construida.

Las construcciones generan asimismo otros servicios adicionales como: venta de materiales e insumos, servicios profesionales, actividad inmobiliaria, comercial, transportes.

Según los datos oficiales del BANHVI, el subsidio ha financiado la vivienda a familias de todos los cantones del país. Ningún cantón o distrito se ha quedado sin recibir financiamiento.

Los anteriores datos resumen los resultados del trabajo desarrollado por el BANHVI y sus aliados en sus 35 años de existencia, lo que ha llevado a que el tema de vivienda no sea ya una emergencia como lo fue en otros tiempos.

Con la creación del BANHVI y del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV), un 13 de noviembre de 1986, Costa Rica dio el paso más importante de su historia en la solución del problema de vivienda de las familias con menos oportunidades.

Hoy día, el BANHVI sigue llevando soluciones habitacionales a las familias costarricenses, con un equipo de trabajo comprometido con un modelo de negocio muy propio, que mezcla el servicio de tipo social con servicios financieros, enfocado en aportar valor a los ciudadanos y con una clara orientación hacia la simplificación y la eficiencia y trabajando para acelerar la transformación tecnológica.

De acuerdo con don Dagoberto Hidalgo Cortés, tan importante como obtener buenos resultados financieros y sociales, para el BANHVI es clave “hacer las cosas de forma adecuada y transparente y este ha sido y será, para lo que viene, el aporte principal y mérito de nuestros 130 colaboradores, de nuestra Junta Directiva y de nuestras entidades autorizadas”.

“Sólo así podemos asegurar que generaremos valor para nuestros clientes y que nuestros resultados sean sostenibles. Este es también nuestro compromiso para con la sociedad; crecer y ser una mejor Institución, comprometida con sus valores y respondiendo con lealtad al Estado Costarricense”, puntualizó el Gerente General.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.