Guardacostas y una voluntaria evitaron que dos jóvenes murieran ahogados el pasado fin de semana tras ser arrastrados por una corriente de resaca en Caldera de Esparza.

• Durante el domingo Guardacostas atendió 15 eventos relacionados con rescates en el Pacífico Central.

La creciente llegada de turistas a las playas del Pacífico central, junto con un aumento en los vientos y fuertes oleajes, ha motivado que el Servicio Nacional de Guardacostas, junto con la Cruz Roja, hayan tenido que aumentar las labores de vigilancia, además de atención de emergencias en el mar.

Así lo hizo ver el comisario Martín Arias, director del Guardacostas, quien indicó que el pasado fin de semana ambas instituciones atendieron más de 15 casos reportados vía 9-1-1, tales como incidentes con personas desaparecidas o que estaban enfrentando alguna emergencia producto de los altos oleajes que imperan en las playas del Pacífico central.

En uno de estos casos, la heroica actuación de una joven con conocimientos en rescate acuático, en una labor conjunta con los guardacostas, permitió evitar una tragedia en playa Tivives, distrito de Caldera de Esparza, donde dos jóvenes fueron arrastrados por una corriente de resaca, por lo que al verse en peligro entraron en pánico y empezaron a gritar por ayuda.

Publicidad

Una joven identificada como Larissa Quirós, vecina de Jacó, quien posee conocimientos en rescate acuático, ingresó al agua para auxiliarlos mientras llegaban los guardacostas y cruzrojistas.

Poco después, oficiales de la Estación de Guardacostas llegaron al lugar de los hechos y rescataron a los bañistas, quienes fueron identificados como Samuel Ugalde e Ivette Mora, ambos vecinos de Limón.

Ellos fueron trasladados hasta la estación de Guardacostas de Caldera con el fin de que fueran valorados por los paramédicos de la Benemérita Cruz Roja Costarricense, luego de lo cual se determinó que no requerían atención debido al excelente estado de salud en que se encontraban.

En otros casos, pese a los esfuerzos efectuados por rescatistas de ambos cuerpos de socorro, no fue posible salvarles la vida a otras dos personas que sufrieron accidentes acuáticos el pasado fin de semana en playas del Pacífico central.

Es por ello que el Servicio Nacional de Guardacostas hace un llamado a los bañistas para que tomen precauciones, como por ejemplo informarse de las zonas donde frecuentemente se presentan corrientes de resaca.

Aunque las corrientes de resaca pueden moverse de forma veloz, no son capaces de llevar muy lejos de la costa a los bañistas, pero sí pueden provocar que estos pierdan el control, provocándoles cansancio y, en muchos algunos casos, la muerte por ahogamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.